Valencia (23.12.02)).- El Consell Valencià de Cultura, reunido en sesión ordinaria de Pleno, celebrada en su sede del Palau de Forcalló, en la tarde del lunes 23 de diciembre, última sesión del año 2002, aprobó sendos informes sobre el Monasterio de Sant Jeroni de Cotalba y sobre la ilegal demolición de la Casa del Inquisidor en el Casco Histórico de Orihuela.

El Presidente, Santiago Grisolía, inició la sesión con la presentación de la nueva página web del CVC, www.gva.es/cvc/, que amplía y actualiza la información de las actividades de la institución.

Asimismo, Grisolía solicitó ceder las indemnizaciones de los consejeros por asistencia al Pleno, a los damnificados por la catástrofe del Prestige, propuesta que fue aceptada por la totalidad de los miembros del CVC.

En cuanto a la presentación de la renuncia de Rosa Serrano como miembro del Consell Valencià de Cultura, el Presidente lamentó la decisión de la consejera e informó que ha comunicado al Presidente de la Generalitat y a la Presidenta de Les Corts la vacante producida para que se inicie el proceso de elección de un nuevo miembro.

Por su parte Rosa Serrano, al término de la sesión, expresó que el motivo de la renuncia era debido a que “en el moment actual no em sent suficientment útil a la institució”, y añadió “renuncie per deixar lloc a que ocupe el meu carrec una persona amb més capacitat de dedicació, de visó crítica i de fermesa per defensar els temes que son competència del CVC, i per coherencia amb una exigencia de rigor, de reflexió i d’autoritat que he manifestat en moltes ocasions al llarg de molts Plenaris”.

Informes

En cuanto al primer expediente, tuvo su inicio en una comunicación del Centro de Estudios Alfons el Vell de Gandía, en la que se instaba al CVC (juntamente con la Consellería de Cultura y Educación) a la adopción de medidas para la mejor conservación del monumento y su difusión pública.

Vistos el valor y la importancia histórica del conjunto arquitectónico y la expectativa de un plan especial a redactar por el Ayuntamiento de Alfauir así como la previsión de inversión prevista por la conselleria de Cultura para posibilitar la apertura al público, el Consell Valenciá de Cultura, en cumplimiento de su misión de vigilancia de los valores culturales valencianos y su capacidad asesora en materia de patrimonio, recomienda se practiquen las actuaciones previstas por la Consellería.

A propio tiempo se acepta la propuesta de la propiedad privada de dicho monasterio sugerida por D. Federico Trenor para que el Consell Valencià de Cultura gire visita monasterio, a fin de iniciar un informe extenso en el que se propongan formulas e iniciativas de promoción, difusión y conservación, lo que el pleno del CVC estima como un precedente muy valioso de colaboración entre instituciones, personas y entidades privadas, en los términos que recomienda el preámbulo de la Ley de Patrimonio Valenciano.

Los antecedentes sobre el informe relativo a llamada “Casa del Inquisidor” de Orihuela se remontan al 22 de abril de 2002 en que al tener noticia de que se estaba procediendo al derribo (so pretexto de amenaza de derrumbamiento y riesgo para los viandantes) el alcalde de la ciudad se personó en el emplazamiento del edificio ordenando la inmediata paralización de las obras e incoando expediente sancionador.

Dado que la propiedad (Construcciones Pedrera S.L.) no efectúa los trabajos de conservación y protección requeridos tanto por el Ayuntamiento como por la Consellería de Cultura, tres meses después se hace imposible el apuntalamiento, procediéndose a desmontar el resto del edificio.

El CVC al analizar la secuencia de acontecimientos tantas veces lamentablemente reiterada en la destrucción del patrimonio histórico, lamenta la gravedad de los hechos y se felicita por la diligencia con que la Corporación Municipal ha podido recuperar y poner bajo custodia el escudo nobiliario y la portada de piedra labrada y recomienda que la reconstrucción del edificio incorpore los elementos conservados de forma armónica con el entorno.